Aprender a respirar. Juego de relajación.

El objetivo de este juego es enseñar a nuestros hijos técnicas de relajación para que aprendan a canalizar sus emociones.


Materiales: una flor y una vela (pueden ser de juguete, fotografías o dibujos).
Es recomendable disponer de un espacio tranquilo para practicar. 

Realización: El primer paso es encontrar una posición en la que nos encontremos cómodos. 
Para este sencillo ejercicio de respiración, le pediremos a nuestro hijo que repita lo que nosotros hacemos:
- Olemos la flor ( inspiramos lentamente todo el aire que podamos ) y 
- Soplamos la vela ( espiramos despacio, con suavidad).

Mediante esta secuencia, haciendo un poco de teatro para que sea más divertido, enseñamos a respirar de forma consciente. Cuando se familiarice más con este ejercicio, podemos prescindir del apoyo de los juguetes o las imágenes y también repetirlo en momentos en los que controlar la respiración es especialmente útil (cuando está enfadado, nervioso, etc.)



Actividad complementaria: Con un trozo de papel de seda que colocaremos delante de la cara, podemos observar por dónde entra y sale el aire. Haremos hincapié en que el aire entre por nuestra nariz y salga por nuestra boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario