Inteligencia emocional. Cuentos con corazón.

La inteligencia emocional es fundamental en desarrollo personal. Una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestros hijos, es guiarles en el camino del conocimiento y gobierno de sus emociones.


Ya desde el útero las emociones de la madre influirán en su bebé, no sólo en su gestación sino también en el desarrollo futuro del niño (Os recomiendo el documental: Educación emocional desde el útero materno, para ampliar conocimientos sobre este tema).
La capacidad de un niño para gestionar sus emociones va a estar influenciada por sus padres y cuidadores. Nuestra conducta y la forma de relacionarnos con los demás serán una pauta que nuestro hijo aprenderá con rapidez. Pero para ayudarle a comprender mejor los sentimientos y poder identificarlos tenemos algunas herramientas que serán de mucha utilidad, como los cuentos.

A través de historias en las que aparezcan sentimientos como el amor, la alegría, el enfado, la envidia, etc,  podemos cuestionar formas de comportamiento, hablar sobre lo que sienten los personajes y poner nombre a esos sentimientos. A la vez esto nos puede llevar a hablar de cómo nos sentimos nosotros y cómo pueden sentirse los demás (desarrollando así la empatía).
Os recomiendo especialmente: Cuentos para sentir (tomos I y II), de Begoña Ibarrola y la colección ¿Qué sientes? de Violeta Monreal.
Son cuentos especialmente creados para niños que ponen especial atención en los sentimientos, se podría decir que realmente son cuentos con corazón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario