Pequeños exploradores. Descubriendo las estaciones.

Con dos años un niño muestra una gran curiosidad por todo. Observa los pequeños insectos, las plantas y flores, quiere descubrir qué les sucede a los animales... Es importante estimular este interés por la naturaleza, porque el conocimiento conduce al amor y al respeto por cuanto nos rodea.


El parque o tu jardín proporcionan un cúmulo de experiencias. Sólo necesitas observar, tocar, oler, escuchar... Podemos llamar la atención sobre el canto de un pájaro, el vuelo de una mariposa, las diferentes formas que tienen las hojas, la cambiante forma de las nubes o los diferentes tipos de rocas. Puede ser interesante usar una lupa para mostrarle los pequeños detalles, captando su atención sobre las imagen aumentada. Yo tengo en mi lista de deseos el observador de insectos triple, que me parece ideal para niños.
Ayudar a nuestros hijos a mirar con atención lo que ven, puede despertar el deseo de saber más.

Una primera aproximación a la ciencia para nuestros pequeños puede empezar por hablar de las diferentes estaciones y orientarle sobre qué buscar en cada una de ellas. ¿En qué estación del están? ¿En qué nos podemos fijar para saberlo? Si estamos en primavera, podemos animar a nuestro hijo a descubrir los nuevos brotes de hojas en las plantas, la mayor duración del día, la gran actividad que tienen los pájaros, la variedad de flores silvestres... Podemos hacer una pequeña colección de fotografías con imágenes características de cada estación, preguntando qué cosas cambian, cómo evolucionan y cuál puede ser la causa.
Para apoyar lo aprendido mediante la experiencia, os recomiendo:
Personalmente también me gusta mucho el DVD de Baby Einstein: Baby Monet. Descubriendo las Estaciones.  Aquí podéis ver un pequeño fragmento:


No hay comentarios:

Publicar un comentario