Taller de arte. Mi propio pez.

Con esta actividad desarrollamos el interés por las actividades artísticas. A la vez entramos en contacto con diferentes materiales que nos ayudan a trabajar la psicomotricidad fina, la percepción sensorial y la creatividad.
Materiales: cartulina de color azul celeste, plastilina verde, pintura para dedos del color que queramos el pez, papel celofán transparente, gomets azules, rotulador negro, pegamento y tijeras.

Realización: Lo primero que haremos será pintar la pecera en la cartulina.

El segundo paso será untar la mano de nuestra hija con pintura para dedos. También podemos verter un poco en un plato y dejar que ella misma moje la mano.

A continuación ella estampará su mano en el interior de la pecera, con los dedos separados y de forma que la mano quede en sentido horizontal respecto a la base de la pecera. Dejaremos secar la pintura.

Con la plastilina haremos las plantas acuáticas. Mostraremos a nuestra hija cómo hacer churros con la plastilina. Los churros deben de ser finos y  no demasiado largos, para no tapar al pez.
Una vez hechos los churros, los aplastará en la base de la pecera. Es importante que las hojas que formamos al aplastar la plastilina sean delgadas, porque sino corremos el riesgo de que se despeguen.

Después, nuestra hija pondrá unos gomets azules simulando las burbujas que salen de la boca del pez. Si no tenemos gomets, se pueden pintar con rotulador.

Antes de terminar, con el rotulador negro pintamos el ojo y definimos un poco la boca, la cola y las aletas.
Por último pegaremos el papel celofan sobre la pecera. El pegamento que nosotros hemos utilizado es cola blanca, un poco diluida con agua, con la que hemos untado un pincel. Posteriormente la hemos aplicado sobre las hojas de plastilina y sobre los bordes de la pecera. Así aseguramos un poco más la plastilina al papel. Además, al no cubrir todo con pegamento, el papel celofán crea un efecto muy bonito.

El último paso será recortar la pecera, y colgar la obra de arte de nuestra hija para que todos puedan admirarla.

4 comentarios:

  1. Anónimo5/21/2011

    En papel celofán envuelvo mis sueños
    mañana los regalaré
    Mientras le daré gracias al cielo
    la razón no se cual es...

    ResponderEliminar
  2. Te acordarás de mí cuando ya esté muerto
    que se le va hacer
    Pero creo recordar que lo dijo Quevedo
    que "Polvo enamorado seré"

    Siempre es un placer leer los versos del gran "Poeta eléctrico", ahora mismo me voy a poner la canción para que se deleiten mis oídos con 091.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita actividad para trabajarla con niños pequeños. Al utilizar diferentes técnicas hace que sea una tarea muy elaborada y completa.
    La pecera ha quedado preciosa y el autor es un niño muy aventajado. ¡Enhorabuena, campeón!

    ResponderEliminar
  4. Todavía se ve más bonita en la realidad, y él se siente muy orgulloso de su trabajo. Al pez le ha llamado Rojo (no se calentó mucho la cabeza buscándole un nombre) y todavía cada vez que la ve sonríe.
    Sin duda es una actividad muy recomendable.

    ResponderEliminar