Proyecto de Trabajo. Un restaurante en casa.

Los proyectos son el motor de nuestra vida, siempre soñamos con alcanzar nuevas metas o ideamos planes para conseguir nuestros objetivos.
El hecho de plantear los proyectos de trabajo como otra forma de jugar y divertirse, responde a la inquietud por conseguir aprender jugando a la vez que respetamos la manera natural de descubrir conceptos a partir de situaciones de la vida cotidiana.

 De esta forma tener un “Proyecto de trabajo” supone que a partir de un centro de interés, nos planteamos, en primer lugar, qué hacer. Después, cómo puede hacerse. Investigamos cómo hacerlo y, por último, lo llevamos a cabo.
Conseguimos así que nuestro hijo se vea envuelto en una situación práctica, que le implica activamente y le obliga a considerar lo que sabe y a incorporar lo que aprende.
Y cada paso de este proceso lo podemos ir reflejando en un lapbook, para poder mostrarlo.
Nuestro papel en un proyecto será crear situaciones de curiosidad, plantear actividades y preguntas que le orienten hacia los objetivos que nos hemos marcado.

En nuestro primer proyecto de trabajo, tengo como centro de interés los alimentos. Para hacerlo más interesante le he planteado a mi hijo montar un restaurante en casa. De esta forma pretendo que se plantee qué tareas se realizan en un restaurante, quién las lleva a cabo,  qué comidas se pueden servir,  qué necesitamos para hacer esas comidas, etc.
Pretendo que la base principal sea el juego simbólico, aunque también tengo en mente otro tipo de juegos relacionados con el tema y también haremos alguna comida de verdad.
Estimo que con este proyecto tenemos juegos para un mes, más o menos, y poco a poco iré compartiendo nuestras actividades en el blog.

Quería compartir un artículo en el que una maestra nos habla de su experiencia de trabajar en clase a través de proyectos: Si no investigo, no aprendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario