Cuento mínimo: Sal y pimiento.







¿Quieres que te cuente un cuento de sal y pimiento?
Que no se dice que sí ni que no,
que si quieres que te cuente un cuento de sal y pimiento...

(Popular)

Juego: La bolsa misteriosa.

El objetivo de éste juego es desarrollar la percepción mediante el sentido del tacto, adivinando, sin mirar, qué objeto ha escogido de entre los que hay en la bolsa.


Materiales: Varios objetos diferentes de pequeño tamaño, como por ejemplo: un peluche, una pelota, un cochecito.... Una bolsa que se cierre con cordel.

Realización: Antes de empezar enseñaremos a nuestra hija los objetos con los que vamos a jugar y nombraremos cada uno de ellos.
Dentro de la bolsa meteremos los objetos elegidos (En principio podemos empezar con tan sólo 2 objetos e ir aumentando progresivamente su número).
Pediremos a nuestra hija que meta las manos en la bolsa y escoja un objeto. Antes de sacarlo intentará adivinar que es, concentrándose en las características que percibe a través del tacto. Podemos ayudar a que se fije en las diferentes cualidades que puede percibir a través de preguntas como: ¿Cuál es su forma? ¿Es redondo? ¿Es suave? ¿Está frío? ¿Es blando?
Cuando saque la mano podrá comprobar si su respuesta fue acertada.
Después continuaremos con otro objeto hasta que no quede ninguno dentro de la bolsa.

Este juego puede ayudarnos a reforzar conceptos que hayamos trabajado antes como texturas, formas, sensación térmica, etc.



Poema: Romance de la luna, luna.


Romance de la luna, luna

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira, mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño, déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
-Niño, déjame, no pises
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

Cómo canta la zumaya,
¡ay, como canta en el árbol!
por el cielo va la luna
con un niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.

                                                 Federico García Lorca

Adivina, adivinanza.





Arrogante
como un caballero,
capa de oro
y espuelas de acero.

                                   (El gallo)

Animación. Oхота.

Desarrollo sensorial. Texturas: Suave/áspero.


Con esta actividad exploramos e identificamos las propiedades de los objetos, introduciendo los términos suave y áspero.
Materiales: Objetos con texturas ásperas y suaves. Para facilitar el trabajo, yo he preparado unas tarjetas (ver en la imagen) en las que he pegado retales de telas suaves (raso, terciopelo, lana) y  otras tarjetas con recortes de lija de diferente granulación (gruesa, media y fina) para trabajar la textura áspera.

Realización: Siguiendo el método de los tres pasos presentamos las tarjetas con las que vamos a trabajar. 
En un primer momento, usaremos sólo dos objetos con texturas bien diferenciadas, por ejemplo la tarjeta de terciopelo y la de lija de grano grueso.
Tocamos con la yema de los dedos la tarjeta elegida y decimos: “Es suave”
Posteriormente le ofrecemos a nuestro hijo que lo haga él mismo. Cuándo lo haga diremos “¡Qué suave es!”
Repetiremos estos pasos presentando la tarjeta áspera.
Después avanzamos un paso más preguntando: ¿Qué es suave? ¿Y áspero?
Y por último, para estimularle a que utilice el vocabulario adquirido, preguntamos: ¿Cómo es esto? (señalando la tarjeta a la que nos referimos).

Cuando hayamos completado todos los pasos con éxito, y veamos que nuestro hijo se siente cómodo con esta actividad podemos introducir más tarjetas. De ésta forma podemos invitarle a que clasifique de más a menos suave o áspero.

Actividades complementarias:

- La bolsa misteriosa: En un saquito opaco con cordel meteremos diferentes objetos, unos suaves (algodón, un peluche, lana de angora, un retal de raso y/o terciopelo) y otros ásperos (lija, piedra pómez, cartón ondulado). Tu hijo meterá la mano para coger un objeto y, antes de sacarlo, deberá decir si es suave o áspero. Cuando lo saque comprobaremos si la respuesta es acertada.

- Aprovecha cualquier ocasión que se presente para descubrir la textura de diferentes superficies: ¿Cómo será el musgo suave o áspero? ¿Y la corteza de un árbol? 

Juego. Mírame, mírame bien.

Materiales: ninguno.

Realización: Mientras decimos la retahíla realizamos lo que en ella se dice.

Mírame bien, mírame mejor, 
como la vuelta me doy.
Mírame bien, mírame bien, 
como ahora toco el suelo.
Mírame bien, mírame otra vez, 
que esto que veis son mis pies.
Mírame bien, ahora y después,
que la vuelta doy al revés.
Mírame  bien, mira, por favor,
saltemos más y mejor.
Mírame bien, mírame y sentaos,
 y ahora muy quietos quedaos.
Mírame bien, no dejéis de mirar.
 ¡Shhhh! Ahora, todos callad.

Música para niños.Electric car.

Montessori, un gran método.


María Montessori creo un método didáctico basado en el amor y el respeto a los niños.
Nosotros hemos incluido actividades inspiradas en el trabajo de Montessori en nuestra rutina. A mi hijo y a mí nos van muy bien, porque invitan a experimentar y a repetir la actividad hasta completarla con éxito y esto favorece, entre otras cosas, su autonomía e independencia.

Según su filosofía: “Uno mismo es quien construye su aprendizaje”.
Los niños aprenden a través de juegos, con los que desarrollan habilidades para la vida cotidiana, el lenguaje, los conceptos matemáticos, la ciencia…

En especial quería destacar su forma de presentar cualquier actividad. Me parece muy práctica y efectiva. Aplicable a cualquier cosa que queramos enseñar.

El comienzo siempre es mostrar el material con el que vamos a trabajar. Dejamos que explore libremente y comience a manejarlo.

Después desarrollamos la actividad en 3 fases:

1º. Presentación. Por ejemplo, si estamos trabajando con los colores: Éste es el color amarillo, éste es el color rojo y éste es el color azul.

2º. Preguntamos para ver si ha entendido el vocabulario: ¿Cual es el color amarillo? ¿Y el rojo? ¿Y el azul? En este punto, si nos damos cuenta de que no ha entendido algo se lo volvemos a presentar.

3º. Por último preguntamos al niño de forma que sea él el que utilice el vocabulario: ¿Me dices qué color es éste? Así comprobamos que ha asimilado bien lo que le queríamos transmitir. Si vemos que todavía no lo había asimilado volvemos al punto anterior.


Os recomiendo que profundicéis más en este tema a través de su obra.
Si queréis también podéis indagar en estas páginas para conocer la experiencia de otras personas:

Un cuento, por favor.

“¿Te encuentras cómodo? Pues entonces comencemos.” Así deberían empezar todas las historias según Maja Pitamic.

Pero ¿Cómo podemos conseguir que nuestra hija disfrute con la lectura?
Disponer a diario de un momento en común para leer relatos con los que divertirse y de los que poder hablar,  nos va a ayudar a conseguirlo. Disfruta tú también de ese tiempo en común. Ríete de las escenas graciosas, usa voces diferentes para caracterizar a los diferentes personajes y asegúrate de que tu hija vea bien las ilustraciones.

Es importante encontrar vuestro mejor momento para la lectura. Para nosotros es justo antes de ir a dormir. Sea cual sea el vuestro, asegúrate de que desconectáis de todo lo demás.

Y…¿Cuales son los mejores libros para  mi hija? Sin duda los que a ella le interesen. Puedes ofrecerle libros recomendados para su edad, educativos, de poemas… pero si a tu hija le gustan los animales no se cansará de leer cuentos en los que sean ellos los personajes, o en los que poder disfrutar de ilustraciones de especies diferentes y así descubrirá el placer de leer.
Eso sí, comprueba bien que el libro no contenga imágenes o ideas que puedan asustarle o no sean adecuadas a su edad, especialmente si lo leéis antes de dormir.

Hablen acerca de lo que leen. Preguntas como: ¿Qué crees que pasará después?, ¿Qué harías tú en el lugar del personaje?, ¿Por qué crees que hace eso?, favorecen el desarrollo del juicio crítico, de la creatividad y te permiten comprobar que tu hija entiende lo que estáis leyendo.

Si quieres aprender la mejor manera de narrar de forma atractiva un cuento te recomiendo que visites estás páginas:




Periódico mural. Nuestra experiencia. (2ª parte)

La idea de crear nuestro propio periódico mural surgió tras leer el plan anual del centro del CEIP Santa Teresa. Adapté el formato a la edad de mi hijo y a los contenidos que quería tratar, dando lugar a estas secciones:

            -Línea del tiempo: Espacio en el que se organiza cronológicamente las actividades que se repiten con más frecuencia en un día corriente. El objetivo es medir el tiempo visualmente, de forma que lo entienda más fácilmente.

            -Cuaderno da Vinci: El espacio más polifacético de nuestro periódico. En tratamos de arte, naturaleza, geografía, matemáticas, juegos de ingenio, ciencia, arquitectura…

            -Foto de portada: Teniendo en cuenta que quise organizar las secciones inspirándome en la portada de un periódico de edición impresa, hemos guardado un espacio para exponer una imagen narrativa relacionada con el tema central del periódico.

            -Poemas y cuentos: Rincón destinado a la lectura.

            -Logogrifo: Reservado a juegos de palabras: anagramas, trabalenguas, adivinanzas…

            -Proyectos: Donde reflejamos cuales son nuestros objetivos.

            -Se hace saber: Sección dónde trabajamos las noticias familiares (reuniones familiares, vacaciones, logros personales, etc.)

            -Razones para ser optimista: Inspirado en el foro “Hoy me siento optimista” de la UP (Universidad de Padres). Aquí  presumimos de lo que nos hace felices, recogemos anécdotas graciosas, cosas que nos hacen sonreír…

En éste momento, como mi hijo todavía es muy pequeño, aún no ha cumplido 3 años, los contenidos los presentamos de una forma muy visual mediante fotos, ilustraciones, pictogramas… Él interacciona mucho, lo decora con pegatinas, colocamos sus primeras obras de arte, muestra interés por lo que hay expuesto. Así que para mi es una actividad muy recomendable.

Quizá también te interese: Periódico mural.(1ª parte)

Periódico mural (1ª parte)


El periódico mural es un recurso didáctico sencillo y accesible que proporciona al niño una fuente permanente de descubrimiento y experimentación. A la vez, permite que él participe con sus propias creaciones y vea reconocido su trabajo.

Gracias a su versatilidad, el periódico puede adaptarse al crecimiento del niño, tanto en contenidos como en las distintas formas en las que él puede colaborar. Por ejemplo, si se trata de un niño pequeño puede decorar con pegatinas, colorear algún dibujo, contarnos cómo interpreta él lo que está viendo, etc. Niños más mayores podrán elegir ellos mismos el tema a tratar, redactar las noticias, escribir algún cuento, poema, canción, encargarse de las fotografías o ilustraciones, etc.

Las habilidades desarrolladas mediante ésta actividad son muchas: desarrolla el leguaje, favorece el trabajo en equipo, potencia la creatividad...

La clave de su éxito está en la renovación periódica y en su ubicación, que debe de ser visible y accesible.

Si te interesa puedes leer más sobre el tema en: http://www.ciberdocencia.gob.pe/index.php?id=932&a=articulo_completo

Si quieres conocer algo más sobre nuestra experiencia con el periódico mural: Próxima entrada Periódico mural. Nuestra experiencia (2ª parte)

¡Gracias!


Me gustaría agradecer a todas aquellas personas que, de una u otra forma, han participado en el origen de este proyecto.

En primer lugar a mi hijo Diego, fuente de inspiración. A mi marido Antonio, que me ofrece un desafío de superación personal, así como su apoyo constante. A mis padres, que con su buen hacer y su amor incondicional, despertaron en mi la curiosidad y la pasión por aprender.

Estoy agradecida a todas las personas que comparten su experiencia y cultura a través de Internet, en especial a las creadoras de:  Dálle un coliño, Orca: Observar, recordar, crecer y aprender, Con la cabeza en las nubes, A mi me gusta el cole y Bitácora Blanca.

También debo de dar las gracias a todos los investigadores y expertos en pedagogía: Bernabé tierno, José Antonio Marina, Eduard Punset, Robert Fisher, Augusto Cury, etc.
Con sus obras enriquecen el desarrollo de nuestro propio modelo educativo.

Mi reconocimiento y gratitud a todas las personas que forman parte de la UP (Universidad de Padres), por su excelente labor de formación, que nos orienta en la difícil misión de educar a nuestros hijos, a la vez que nos brinda un valioso espacio de encuentro, los foros, donde hallamos ayuda, consuelo y ánimo de tantos compañeros.

Por último, gracias a los creadores de Blogger por este espacio lleno de posibilidades.