Inteligencia emocional. Autoestima.

En estos momentos mi hijo está elaborando su propia imagen del mundo y de si mismo. Y, ¿qué puedo hacer yo para ayudarle a tener una imagen positiva de sí mismo, que aumente sus posibilidades en vez de limitarlas?
Una buena autoestima es una de las claves del éxito. Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos somos más capaces de actuar y podemos aprovechar mejor nuestras oportunidades.

Los padres somos el modelo emocional de nuestros hijos. Aprenden observando nuestro modo de actuar, nuestra forma de comunicar los sentimientos y de manejarlos. Por eso cuando jugamos, leemos o hablamos con ellos les estamos ayudando a desarrollar su inteligencia emocional individual, que les hace ser conscientes de sus propios sentimientos, definiendo una parte de su identidad personal.
En ocasiones, los cuentos nos ayudan a recrear situaciones en las que el niño se vea obligado a pensar en sí mismo, en lo que siente o en cómo valora esa situación. Podemos ayudarle haciéndole preguntas,  de forma que al elaborar su respuesta reconocerá sus propios sentimientos, sus gustos, etc.
Es fundamental que cuando compartamos tiempo con nuestros hijos, les prestemos atención de forma que sientan que lo que hacen y dicen es reconocido e importante para nosotros.

Pero para el buen desarrollo de la autoestima de un niño no influye sólo la imagen que el tiene de sí mismo, sino la que tienen de él los demás, en especial la de sus padres. Es por eso que los elogios, los comentarios positivos,valorar sus puntos fuertes, etc. ayudan al niño a construirse una imagen positiva de sí mismo.
Según Bernabé Tierno: " El secreto está en saber enseñar a nuestros hijos desde su más tierna infancia a proporcionarse merecida alabanza y elogios adecuados tras cada esfuerzo notable, superación o habilidad desarrollada y ejercitada.
Hemos de insistir para que el niño o el adolescente dedique unos instantes a recordar y revivir con su imaginación y su memoria aquellos hechos del pasado que merecieron justa aprobación, recompensa y alabanza. " (Extraído de su libro Vivir en familia.)

Para recordar los hechos positivos del día, reflexionar sobre si mismos y darle oportunidad de expresar sus sentimientos, Robert Fisher en su libro Cómo desarrollar la mente de su hijo propone la elaboración de un diario personal, que para niños más pequeños puede hacerse a través de dibujos. Con mi hijo nosotros todavía no lo hemos intentado por escrito, pero si que cuando almorzamos solemos destacar qué es lo mejor que nos ha pasado por la mañana, y antes de dormir recordamos lo que más nos ha gustado del día. Pero quizá intente iniciar la actividad proponiéndole que me haga un dibujo especial.

Para no deteriorar esa imagen positiva que queremos que nuestro hijo tenga de sí mismo, hay que ser cuidadosos cuando tengamos que corregir algún comportamiento inadecuado, hablando siempre de conductas inadecuadas y nunca etiquetando al niño.

Otra herramienta muy útil es ir dándole al niño poco a poco pequeñas tareas en casa. Esto va a permitirle tener un espacio donde pueda tomar sus propias decisiones. Así tendrá que ir resolviendo sus propios problemas, estando seguro de que sus padres estarán con el para apoyarle, animarle y felicitarle por sus progresos. Esta experiencia aumentará su confianza en sí mismo y le permitirá comprobar sus avances.


Imagen tomada de: http://www.rizomatica.net/narcisismo-mentiras-y-redes-sociales/

No hay comentarios:

Publicar un comentario