Trabalenguas para niños.

En nuestra casa, nos gusta jugar con las letras.
Los trabalenguas, al combinar palabras con fonemas muy parecidos, son una forma estupenda de divertirse y aprender jugando. Contribuyen al desarrollo del lenguaje. Ayudan a mejorar la pronunciación, estimulan la memoria y además hacen que el reto de mejorar sea muy estimulante y equivocarse se convierta en algo muy gracioso.
Como enseña el método Montessori, la clave está en presentarle al niño un desafío lo bastante estimulante para que sienta deseos de hacerlo. Ni tan sencillo que no le plantee ningún reto, ni tan difícil que le resulte imposible de conseguir.



Nosotros hemos empezado por éste, que es muy sencillo y a nuestro hijo le encanta:

Mi mamá me mima mucho, 
mucho me mima mi mamá a mi.

La verdad es que me ha sorprendido lo muchísimo que le divierte. Cuando se equivocaba se partía de risa y cuando ya lo dominaba ha empezado ha inventarse sus propias variantes. Vamos, que ha sido un rotundo éxito.



Imagen tomada de: http://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/tag/garganta/

No hay comentarios:

Publicar un comentario