La serpiente arcoiris

Con este juego vamos a trabajar los colores, desarrollaremos el control de movimientos necesario para colocar las cartas correctamente y aprenderemos a respetar las reglas del juego.

Materiales: Para este juego hemos creado nuestras propias cartas inspiradas en el juego Serpentina. Para hacerlas hemos utilizado una plantilla de serpiente a la que hemos pegado cartulinas de diferentes colores (incluyendo diferentes tonalidades del mismo color) y hemos hecho una carta con cada segmento de la serpiente.
Incluimos en el juego de cartas varias cabezas y varias colas.

Realización: En una primera etapa, hemos construido una serpiente ordenando los colores y haciendo los cambios de color de manera gradual. El objetivo de este juego era familiarizarse con las diferentes tonalidades de un mismo color y ser capar de ordenarlas gradualmente de más claro a más oscuro y viceversa.
Superada la primera etapa, pasamos al juego.
Se reparte un número determinado de cartas entre cada jugador, que no se enseñan a los demás. Con el resto, se forma un montón boca abajo. Para empezar el juego, se da la vuelta a la primera carta del montón y se pone sobre la mesa boca arriba.

Cada jugador, por turnos y si puede, irá colocando un segmento de la serpiente, respetando los colores (no puede cambiar bruscamente de color, sino gradualmente como se trabajó en la primera etapa del juego). Si no puede hacerlo, deberá empezar otra serpiente.
Mientras queden cartas en el montón, se roba una en cada turno.
Gana el primero que completa una serpiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario