Inteligencia emocional. Autoestima.

En estos momentos mi hijo está elaborando su propia imagen del mundo y de si mismo. Y, ¿qué puedo hacer yo para ayudarle a tener una imagen positiva de sí mismo, que aumente sus posibilidades en vez de limitarlas?
Una buena autoestima es una de las claves del éxito. Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos somos más capaces de actuar y podemos aprovechar mejor nuestras oportunidades.

Los padres somos el modelo emocional de nuestros hijos. Aprenden observando nuestro modo de actuar, nuestra forma de comunicar los sentimientos y de manejarlos. Por eso cuando jugamos, leemos o hablamos con ellos les estamos ayudando a desarrollar su inteligencia emocional individual, que les hace ser conscientes de sus propios sentimientos, definiendo una parte de su identidad personal.
En ocasiones, los cuentos nos ayudan a recrear situaciones en las que el niño se vea obligado a pensar en sí mismo, en lo que siente o en cómo valora esa situación. Podemos ayudarle haciéndole preguntas,  de forma que al elaborar su respuesta reconocerá sus propios sentimientos, sus gustos, etc.
Es fundamental que cuando compartamos tiempo con nuestros hijos, les prestemos atención de forma que sientan que lo que hacen y dicen es reconocido e importante para nosotros.

Pero para el buen desarrollo de la autoestima de un niño no influye sólo la imagen que el tiene de sí mismo, sino la que tienen de él los demás, en especial la de sus padres. Es por eso que los elogios, los comentarios positivos,valorar sus puntos fuertes, etc. ayudan al niño a construirse una imagen positiva de sí mismo.
Según Bernabé Tierno: " El secreto está en saber enseñar a nuestros hijos desde su más tierna infancia a proporcionarse merecida alabanza y elogios adecuados tras cada esfuerzo notable, superación o habilidad desarrollada y ejercitada.
Hemos de insistir para que el niño o el adolescente dedique unos instantes a recordar y revivir con su imaginación y su memoria aquellos hechos del pasado que merecieron justa aprobación, recompensa y alabanza. " (Extraído de su libro Vivir en familia.)

Para recordar los hechos positivos del día, reflexionar sobre si mismos y darle oportunidad de expresar sus sentimientos, Robert Fisher en su libro Cómo desarrollar la mente de su hijo propone la elaboración de un diario personal, que para niños más pequeños puede hacerse a través de dibujos. Con mi hijo nosotros todavía no lo hemos intentado por escrito, pero si que cuando almorzamos solemos destacar qué es lo mejor que nos ha pasado por la mañana, y antes de dormir recordamos lo que más nos ha gustado del día. Pero quizá intente iniciar la actividad proponiéndole que me haga un dibujo especial.

Para no deteriorar esa imagen positiva que queremos que nuestro hijo tenga de sí mismo, hay que ser cuidadosos cuando tengamos que corregir algún comportamiento inadecuado, hablando siempre de conductas inadecuadas y nunca etiquetando al niño.

Otra herramienta muy útil es ir dándole al niño poco a poco pequeñas tareas en casa. Esto va a permitirle tener un espacio donde pueda tomar sus propias decisiones. Así tendrá que ir resolviendo sus propios problemas, estando seguro de que sus padres estarán con el para apoyarle, animarle y felicitarle por sus progresos. Esta experiencia aumentará su confianza en sí mismo y le permitirá comprobar sus avances.


Imagen tomada de: http://www.rizomatica.net/narcisismo-mentiras-y-redes-sociales/

La Reina A.

La siguiente letra que le han presentado a mi hijo de Letrilandia, es la Reina A. 
Como le encantó ver el vídeo del Rey U y disfruta mucho cuando cantamos juntos, he decidido prepararme también la canción de la Reina A.


La Reina A, 
cuida de sus flores.
Que alegre está
al ver los colores
de las amapolas,
de las azucenas,
a, a, a, 
dice alegre la Reina A.

La Reina A, 
hace muchos postres.
Y al terminar,
todos se los comen.
Son de avellanas
y de almendras.
A, a, a,
hace postres la Reina A.

La Reina A, 
con su aro juega.
Lo hace bailar
y dar muchas vueltas.
Rueda arriba,
luego abajo.
A, a, a,
qué cansada la Reina está.


Trabalenguas para niños.

En nuestra casa, nos gusta jugar con las letras.
Los trabalenguas, al combinar palabras con fonemas muy parecidos, son una forma estupenda de divertirse y aprender jugando. Contribuyen al desarrollo del lenguaje. Ayudan a mejorar la pronunciación, estimulan la memoria y además hacen que el reto de mejorar sea muy estimulante y equivocarse se convierta en algo muy gracioso.
Como enseña el método Montessori, la clave está en presentarle al niño un desafío lo bastante estimulante para que sienta deseos de hacerlo. Ni tan sencillo que no le plantee ningún reto, ni tan difícil que le resulte imposible de conseguir.



Nosotros hemos empezado por éste, que es muy sencillo y a nuestro hijo le encanta:

Mi mamá me mima mucho, 
mucho me mima mi mamá a mi.

La verdad es que me ha sorprendido lo muchísimo que le divierte. Cuando se equivocaba se partía de risa y cuando ya lo dominaba ha empezado ha inventarse sus propias variantes. Vamos, que ha sido un rotundo éxito.



Imagen tomada de: http://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/tag/garganta/

El Rey U.

Nuestro hijo ha conocido en el colegio al rey U y a la reina A de Letrilandia. Así que he buscado su canción para poder acompañarle y darle así una pequeña sorpresa.



U se llama el rey de Letrilandia.
Es muy bueno pero, cuando se enfada...
U, U.
Se enfada y dice UUU.

U se llama el rey de Letrilandia.
Si habla suave parece un fantasma:
Uuuu, Uuuu...
¡Qué miedo nos da el Uuuu!

U se llama el rey de Letrilandia.
Con su amigo el lobito habla y habla:
Uu, Uu.
Al lobo dice Uu.

U se llama el rey de Letrilandia.
Sin parar come uvas pues le encantan.
Umm, Umm.
Uvas come el rey U.

Hamaco-Terapia en casa.

A las personas a las que se la recomendamos, nos suelen mirar con cara extraña. Pero, sin lugar a dudas, nuestra hamaca ha sido uno de los mejores descubrimientos.
Nuestro hijo fue un bebé de alta demanda. Nuestras noches eran malas, y por el día irritados por el cansancio, había momentos en los que no sabíamos que hacer para calmar a nuestro bebé y relajarnos también nosotros.

Hasta que descubrimos el asombroso efecto que conseguía el balanceo de la hamaca. A partir de entonces, los momentos de tensión seguían apareciendo, pero nos metíamos en nuestro rinconcito de la felicidad y el suave vaivén aplacaba nuestras emociones negativas y nos sumía en un remanso de tranquilidad.

No es ningún misterio que el movimiento de balanceo aporta tranquilidad y bienestar al bebé. Lo podemos conseguir en una mecedora normal y corriente. Pero el abrazo de la hamaca, produce una sensación de intimidad y seguridad muy agradable, y si lo acompañamos de una nana es un método casi infalible para conciliar el sueño.
Nosotros hemos compartido con nuestro hijo momentos muy buenos en la hamaca, relajantes y divertidos. Por eso no puedo más que ensalzar sus virtudes y no soy la única. En hospitales Colombianos utilizan la hamaco-terapia con bebés prematuros, porque dicen que ayuda a la recuperación de los bebés. Os recomiendo que leáis la experiencia en primera persona de Pi Pediatra.

Ya lo decía también Ramón Gomez de la Serna: "El mejor destino que hay es el de supervisor de las nubes, acostado en una hamaca mirando al cielo."


Poema musical: El Lagarto está llorando.

El lagarto está llorando


El lagarto está llorando.
La lagarta está llorando.
El lagarto y la lagarta
con delantalitos blancos.
Han perdido sin querer
su anillo de desposados.
¡Ay, su anillito de plomo,
ay, su anillito plomado!
Un cielo grande y sin gente
monta en su globo a los pájaros.
El sol, capitán redondo,
lleva un chaleco de raso.
¡Miradlos qué viejos son!
¡Qué viejos son los lagartos!
¡Ay cómo lloran y lloran!
¡Ay, ay como están llorando!

                                  Federico García Lorca

Para celebrar el Día del Libro en el colegio, las mamás de los niños de infantil estamos preparando la representación del cuento: Ya no lloran los lagartos.
Para ensayar mi papel cuento con la ayuda de mi hijo, que no se cansa de oírme practicar. A él le he buscado la interpretación musical del poema.

Buena pregunta.

” Las preguntas que no podemos contestar son las que más nos enseñan. Nos enseñan a pensar. Si le das a alguien una respuesta, lo único que obtiene es cierta información. Pero si le das una pregunta, él buscará sus propias respuestas. “ Patrick Rothfuss.

Uno de los grandes retos educativos que me planteo es ¿cómo podemos enseñar a nuestro hijo a pensar? Cómo podemos incentivar su curiosidad innata, sus ganas de conocer el mundo y cómo ayudarle a plantearse buenas preguntas...

Yo creo que la clave de aprender a pensar, está precisamente ahí: en las buenas preguntas. 

Tenemos que dedicar tiempo a conversar con nuestros hijos, darles tiempo para consultarnos y discutir sobre nuestras ideas. 
También así podemos enseñarles el extraordinario poder que guardan las palabras, enseñándoles a no utilizarlas de modo irreflexivo, sino comprendiéndolas y conociéndolas realmente. Animándoles a que nos definan el significado de una palabra nueva para ellos, le damos la oportunidad de desarrollar su lenguaje.

Desde luego que hay niños más curiosos que otros, pero siempre podemos ayudarles a plantearse preguntas y alentarles para que propongan sus propias respuestas y, después, hablar sobre ellas. 
Si partimos de temas que son de su interés, estará mucho más motivado y estará más dispuesto a defender sus respuestas o a plantear nuevos interrogantes. Aunque al principio seamos nosotros los que tengamos que plantear cuestiones que resulten para él interesantes, poco a poco aprenderá cómo hacer preguntas y debatir sus puntos de vista con otros. Y así podrá ir adquiriendo confianza en sus propias ideas, le ayudamos a ser crítico, creativo e imaginativo en sus razonamientos... pero eso sí, el requisito fundamental para hacer esto es el tiempo. 
Para poder deliberar con nuestro hijo, tenemos que darle tiempo para pensar después de hacerle una pregunta, permitirle que pueda elaborar su respuesta o plantear sus propias dudas. 
Y todo esto hay que hacerlo con naturalidad, sin sobrepasarnos y sin forzar las situaciones. Debemos de estar atentos a cuando nuestro hijo está más relajado, y cuando tiene más ganas de charlar. Porque no hay un "momento para pensar", sino que en el día a día hay situaciones que nos dan pie a conversar: cuando estamos leyendo un cuento, hablando de cómo nos ha ido el día o vemos u oímos algo que llama nuestra atención.


El mundo que me rodea. Yo seré tres mil millones de niños.



En la búsqueda de libros para enriquecer nuestro proyecto El mundo que me rodea, encontré este título que me resultó muy interesante. Hoy que ya lo tenemos en nuestras manos y hemos leído gran parte de él, lo recomiendo sin lugar a dudas. El libro es: "Yo seré tres mil millones de niños" de Alain Serres y Judith Gueyfier de la editorial Edelvives.

Es un libro precioso, que da pié a reflexionar sobre la situación de los niños en los distintos puntos del planeta a la vez que nos descubre los derechos de los niños y niñas del mundo.

En la contraportada dice: "Se llaman Naima, Joachim, Lucía, Bachir o Víctor. La convención sobre los Derechos del niño de 1989 les reconoce multitud de derechos, y, sin embargo, no tiene agua, cuidados, vitaminas, escuela, atención ni libertades.
Y sus vidas se tambalean.
Este libro con sus imágenes y sus palabras, pretende hacernos reflexionar y dar a conocer al mundo esas carencias, con el deseo de que, algún día, millones de niños del planeta disfruten de una infancia diferente."

La verdad es que aunque lo recomiendan para niños mayores de 8 años, a mi hijo que tiene 3, le ha encantado porque el texto tiene una gran sensibilidad y las ilustraciones y fotografías son muy hermosas.
Y creo que le vamos a sacar mucho partido durante mucho tiempo.

Juegos para un bebé. Nanas y caricias.

Coincidiendo con el reciente nacimiento de mi sobrino, he decidido publicar algunas entradas con los juegos y actividades que a mi hijo más le gustaban.
He querido comenzar por las nanas y las caricias porque además de proporcionar unos momentos inolvidables entre los dos, favorecen el apego seguro, que es lo que más deseará el bebé en los primeros meses.


Yo le cantaba a mi hijo desde antes de nacer y todavía me pide algunas noches que le cante. Cantar no sólo  me ayudaba a relajarle, sino que también me relajaba a mi. Además las canciones ayudan a desarrollar los sentidos y transmiten el cariño con cada nota.


También los masajes fueron nuestros grandes aliados, porque relajaban a nuestro pequeñín que era bastante nervioso y además nos ayudaban a aliviar el dolor que le causaban los cólicos.
Nosotros aprovechábamos el momento después del baño para darle un masaje en el cuerpo con aceite de almendras. De esta forma se relajaba mucho y le ayudaba después a conciliar el sueño.
El contacto físico es fundamental para el desarrollo de un bebé, además se ha comprobado que los masajes estimulan el sistema inmune y además le van a hacer sentirse amado, aportándole bienestar y seguridad.

Proyecto de Trabajo. El mundo que me rodea.


Hace poco que hemos iniciado nuestro nuevo proyecto: El mundo que me rodea.

El objetivo de este proyecto es conocer un poco más nuestro mundo, empezando por nuestra casa, nuestro barrio, nuestra ciudad y siguiendo por nuestra comunidad, nuestro país, nuestro continente, nuestro mundo y finalmente nuestro universo.

De entrada parece un proyecto muy ambicioso, pero partimos de juegos y experiencias sencillas que nos permiten aprender de forma divertida.

Nosotros comenzamos haciendo un pequeño mapa de nuestro barrio señalando el camino que seguimos cada día desde casa hasta el colegio.
A partir de aquí hablamos de las personas que viven cerca de nosotros, de nuestros vecinos y de las cosas que podemos encontrar en nuestro barrio: comercios, parques, colegios, centros culturales, etc.

Después hemos hablado de nuestro pueblo, 
y hemos observado en qué pueden diferenciarse un pueblo de una ciudad.
A partir de aquí hemos hablado del mobiliario urbano, comparándolo con el de casa. También hemos hablado de los edificios con historia que hay en nuestro pueblo. Hemos repasado los medios de transporte, comentando cuáles utilizamos para desplazarnos dentro de la ciudad o de una ciudad a otra.

Y aprovechando la celebración del día de Andalucía hemos hablado sobre nuestra Comunidad Autónoma. Hemos leído un libro de poesía "Andalucía de la A a la Z" de la editorial Everest que recomiendo porque presenta de una forma diferente rasgos identificativos de nuestra cultura.
Y a partir de aquí, como también estaban hablando de este tema en el colegio hemos planteado algunas preguntas  interesantes: ¿Qué es un país? ¿Y una Comunidad Autónoma? ¿Por qué tenemos banderas? ¿Qué es un himno?

Este es un pequeño esbozo del proyecto que traemos entre manos. Poco a poco iré describiendo las distintas actividades y juegos que vayamos haciendo. Por lo pronto estamos leyendo cuentos que hablan de otras culturas como "Somos diferentes y somos amigos" también de la editorial Everest.
Y jugamos con libros de pegatinas como el de "Busca y pega banderas" y " El vestuario en pegatinas. La vuelta al mundo" ambos de la editorial Usborne.