Niños de otras culturas.

Para nuestro proyecto de El mundo que me rodea, estamos trabajando la diversidad de culturas y cómo pueden caracterizarse por una forma especial de vestir y por los rasgos físicos singulares de las diferentes razas.
Para trabajar esto, hemos leído cuentos y trabajado con libros de pegatinas. También hemos hecho dibujos y visto animaciones en las que los protagonistas eran de lugares muy diferentes.
El juego que voy a describir es otra forma más de conocer otras formas de vivir diferentes a la nuestra. Además de trabajar los diferentes continentes, este juego desarrolla la atención, la percepción visual a la vez que trabajamos valores como la tolerancia y el respeto.

Materiales: Imágenes de niños de diferentes culturas. En el reverso de la fotografía se puede especificar de que continente es el niño o la niña marcándolo con un código de color (nosotros hemos utilizado los mismos colores que se pueden ver en el mapamundi de la imagen).

Realización: Poco a poco iremos mostrándole a nuestro hijo las diferentes fotografías que hemos ido recopilando, hablando de lo que más nos llama la atención de cada una de ellas. De esta forma se irá familiarizando progresivamente con las imágenes.
En días posteriores, cuando veamos que nuestro hijo es capaz de reconocer rasgos muy característicos, podemos plantearle el  reto de averiguar el continente en el que es más probable que viva la niña o el niño de la fotografía.
Como habíamos identificado la solución con un código de color que se corresponde con el mapa que tenemos de referencia, el mismo podrá comprobar si su respuesta ha sido acertada.

Otro juego que podemos plantear con las fotografías es agrupar en parejas trajes típicos o vestidos nacionales. Mezclamos bien las fotografías y, colocándolas boca abajo, el juego consistirá en ir descubriendo las parejas iguales. Cada jugador, por turnos, irá levantando dos fotografías.  Si coinciden como pareja gana esa jugada y continúa su turno. Si no, pone otra vez las fotografías boca abajo y pasa el tuno al otro jugador. Ganará el juego el participante que tenga en su poder más parejas de iguales. Este juego es especialmente bueno para ejercitar la memoria visual.

Como se puede ver en la imagen, nosotros después de haber trabajado con estas fotografías hemos seleccionado las que más nos gustaban y hemos hecho un montaje en nuestro periódico mural, que es donde vamos exponiendo el trabajo que tenemos entre manos. Después, cuando vea que el tema pierde  interés y no da para más haremos el lapbook correspondiente para poder repasarlo cuando queramos.

Pedro y el lobo.

Escuchando esta audición de Pedro y el lobo me he acordado de mis clases de música en el colegio. Entonces, he pensado en buscarle a mi hijo alguna animación y en la búsqueda he encontrado este teatro de sombras que me ha gustado aún más:



La marcha de las letras.


Esta canción sirve para repasar las vocales, a mi especialmente me gusta la interpretación de Rosa León, que podéis escuchar en el vídeo.

La marcha de las letras.

¡Qué dejen toditos los libros abiertos!
Ha sido la orden que dio el general.
Qué todos los niños estén muy atentos,
cinco vocales van a desfilar.

Primero verás que pasa la A,
con sus dos patitas muy abiertas al marchar.
Ahí viene la E alzando los pies.
El palo del medio es más chico, como ves.
Aquí está la I.
Le sigue la O.
Una es flaca y otra es gorda porque ya comió.
Y luego detrás llegó la U,
como la cuerda con que siempre saltas tú.


Descubriendo las letras.

El siguiente juego nos va a  ayudar a desarrollar la conciencia fonológica de nuestros hijos. A través de él descubrimos cómo suenan las letras y cómo trazarlas.

Materiales: Alfabeto hendido o letras de lija.
Realización: Utilizamos el método Montessori, haciendo la presentación en tres tiempos. Nuestra intención es presentar todas las letras del abecedario poco a poco, trabajando en cada sesión con 2 de forma que le permita aprenderlas bien.

Primero con el dedo índice seguimos el trazado de la letra a la vez que pronunciamos claramente su sonido.
Después le pasamos la letra a nuestro hijo para que sea él quien la trace a la vez que reproducimos su sonido claramente.
Repetiremos estos primeros pasos con otra letra diferente (es mejor si se diferencian claramente tanto en el trazo como en el sonido).

En segundo lugar colocaremos ambas letras delante de él, señalaremos una de ellas y le preguntaremos que nos diga qué letra es. Después repetimos con la otra letra.

Si ya vemos que las diferencia bien, podemos pasar a la tercera fase del juego en la que mencionaremos algunas palabras que comiencen con las letras que hemos trabajado.

También es una buena idea jugar al veo veo que explicamos en una entrada anterior, con objetos que comiencen por la letra que hemos presentado.

De esta manera iremos presentando todas las letras de nuestro abecedario, sin olvidarnos de repasar las anteriores.  Así conforme vayamos aprendiendo más letras, los juegos serán cada vez más divertidos y desafiantes.

Adivina, adivinanza.







Tengo tres hojas,
me buscan con cuatro,
con tres soy atrevido,
con cuatro soy extraordinario.

                                   (El trébol)









Hoy este blog cumple un año.
Para mí este es un espacio muy especial que he podido compartir con las más de 22000 personas que me han visitado hasta ahora.
Gracias a todas ellas, siento que realmente soy un chica con suerte.


Imagen tomada de: http://gelicaso.blogspot.com.es/2011/08/trebol-blanco-bloque-de-marzo-2.html